Cuándo ir al psicólogo

¿Cuándo acudir al psicólogo?

Los tiempos están cambiando y, aunque a veces no lo parezca, para bien a nivel de salud mental. Desde hace unos años, acudir al psicólogo ha empezado a normalizarse y a observarse cómo una disciplina que puede hacernos crecer y sentirnos mejor en determinados momentos de nuestra vida.

En la época que estamos, pasamos muchas horas explorando e investigando con respecto a las características del último capricho electrónico que vamos a adquirir, a conocer los mejores restaurantes, las mejores zonas donde alojarse o visitar del próximo viaje que vamos a realizar, pero algo que he aprendido con mi experiencia como psicóloga en mi consulta del centro de Bilbao es el gran desconocimiento que tenemos de nosotr@s mism@s.

Por suerte, y como decía al inicio, parece que el hecho de comentar abiertamente el hecho de contar con una persona de confianza como un terapeuta ha dejado de ser un tabú. Nos gusta compartir cuando hemos disfrutado de un buen menú, de un lugar bonito, etc. con las personas que nos rodean para que ellos también puedan disfrutarlo y aprovecharlo.

Hoy en día la mejor de mis publicidades consiste en el boca a boca, el consejo de pacientes satisfechos con los que trabajé codo con codo en terapia individual, terapia de pareja, etc. que comparten con aquellos a quienes quieren su experiencia y mi contacto. Es esta naturalidad la que está acabando con el tabú, y no tanto el trabajo de nosotros, los psicólogos.

¿Cómo saber cuándo necesito acudir a un psicólogo?

Creo sano que tod@s intentemos tendernos una mano a nosotr@s mism@s y ser quienes resolvamos las cosas por nosotr@s mism@s, pero en ocasiones el hecho de estar como os suelo comentar en terapia, tan pegados al cuadro (tan inmersos en dicha situación), no nos permite ver de manera clara dónde está el origen del problema, que de lo que estamos sintiendo es normal y, lo más importante, las capacidades con las que contamos para salir adelante en dicha situación.

La mirada de un terapeuta y un correcto tratamiento individualizado consiguen en muchos de los casos, además de ayudaros, salir reforzados en cuanto a confianza en vosotr@s mism@s y a ser conocedor@s de estrategias de cara al futuro.

Cuando creas que llevas un tiempo sintiéndote peor de lo que te mereces, y además crees que has probado diferentes estrategias, quítate el miedo a pedir ayuda.

No siempre tenemos que saber ni poder con todo.

Cuando estés ante un proceso importante de tu vida; etapa vital, proceso profesional y necesites un poco más de confianza en ti.

Dedícate un tiempo y ven a conocerte.

En terapia psicológica te volverás menos temeros@ de ponerle nombre a lo que sientes, te ayudará a ordenar sus ideas, a conocerte y tratarte mejor, a ponerle nombre a eso que sientes y, en consecuencia, adoptar una postura más proactiva haciéndote protagonista del cambio.

Se acabó conformarse y creer en el ”yo soy así; es lo que hay”. Acudir al psicólogo significa mucho más que lo que nos contaron, significa ser un mejor tú y tener herramientas para los diferentes momentos que nos depara la vida.

Si lo pensamos bien, contamos con grandes profesionales de lo suyo que nos orientan en diferentes áreas de nuestra vida; asesores/as financier@s, profesionales de la salud, mecánicos, informáticos, peluqueros, asesores de belleza... pero quizá olvidemos contar con lo más importante: alguien en quien apoyarnos en los momentos difíciles, alguien que nos permita conocer lo mejor de nosotr@s.

Mi nombre es Isabel Arostegi y ejerzo como psicóloga en Bilbao. Cada día disfruto de mi trabajo, estoy deseando poder ayudarte, te espero en Gran Vía 8 5º piso Dpto.2 Bilbao. Terapia individual, infantil, de pareja.

Compartir en redes
Volver arriba
Abrir chat
Hola 👋
¿Puedo ayudarte?